El difundir 
Y ustedes no tienen que difundir mis enseñanzas, porque si no se comprenden a sí mismos no pueden difundirlas. Podrán comprar y distribuir unos cuantos libros, pero eso no es, de ningún modo, tan esencial como comprendernos a nosotros mismos. Cuando se comprendan a sí mismos, difundirán la comprensión en el mundo, traerán gran felicidad al ser humano. Pero si difunden las enseñanzas de alguna otra persona, están generando más daño, porque entonces son meros propagandistas, y la propaganda no es la verdad.
Obras Completas

Toma VIII- Extracto 2