• Encuentro de diálogo e investigación en Valencia, España. 15-11-2015

    Un encuentro es siempre una oportunidad. Es una oportunidad para detenerse y volver a mirar el mapa, que es nuestra vida, ver qué falla, comprender los mecanismos que impulsan nuestras acciones y ver si existe otra manera de vivir, otro tipo de acciones que no nos condenen al sufrimiento y al conflicto. Cuando unas 16 personas ponen sus mentes a investigar un mismo tema y con una misma base, se descubren cosas hasta entonces desconocidas. Así que gracias a todos por participar y compartir esta investigación de la vida, nuestra vida.



    Testimonios de los participantes

    “Indudablemente, a partir de la fructífera investigación que hemos podido compartir, quisiera expresar, ya de entrada con mucha gratitud, unas reflexiones en las que por supuesto han insistido los síndicos de la Fundación Krishnamurti Latinoamericana, y que personalmente me parecen muy importantes. La cuestión inicial y para mi fundamental ha sido: ¿Qué es la investigación? Descubrir este arte de investigar, tras descartar todo el movimiento de nuestra estructura psicológica, que está basado en el conocimiento acumulado, en el pasado, que inevitablemente genera un pensamiento limitado y fragmentado, supone realmente la base primordial de la propuesta que nos brindó Krishnamurti de forma insistente durante toda su vida. Investigar profundamente por nosotros mismos, como muy bien hemos descubierto, nos permite la posibilidad de contactar directamente con los hechos, con la realidad de lo que es. Y ciertamente, esta investigación de los hechos se ha dado claramente durante el encuentro, y además, también se ha producido algo a veces difícil de conseguir, lo hemos realizado conjuntamente. El descubrimiento ha florecido en un verdadero y profundo diálogo de investigación.”

    ––Juan García Armengol

    “De nuevo gracias a cada uno de vosotros, todo fue perfecto. Hemos logrado algo muy difícil, la transcendencia del pensamiento al unísono. Ha sido un encuentro luminoso que ha dejado un halo esperanzador...y muy bonito.”

    ––Deva Sand.